¡Levanta tu sistema inmune! Descubre el poder de tu microbiota

¿Sabías que tenemos más de cien millones de amigos en nuestro interior que trabajan para tu salud? ¡Así es! ¿Tienes migraña? ¿Alergias? ¿Te enfermas seguido? ¿tus niños tienen alergias? ¡No necesitas aumentar tus medicamentos! Necesitas ayudar a tu microejército, ¿quieres saber cómo? te invitamos a leer este artículo.

Las bacterias en nuestro organismo pesan entre 1.3 y 1.8 kilogramos, casi igual que tu cerebro. Los bichos en tu intestino pueden ser considerados como un órgano independiente así como el cerebro y el corazón y son tan vitales para la vida como el hígado, los pulmones, el cerebro o el corazón. Aquí tienes unos beneficios que nos brindan estos pequeños superhéroes.

Beneficios de tus bacterias intestinales o microbiota

  • Mejora la digestión y absorción de nutrientes
  • Crea una barrera contra organismos invasores como bacterias dañinas o virus
  • Nos desintoxican por lo que también nuestras bacterias se consideran un segundo hígado
  • Mejora la respuesta del sistema inmune. Las bacterias educan y apoyan al sistema inmune al controlar ciertas células inmunitarias
  • Produce y libera enzimas así como vitaminas y neurotransmisores
  • Ayuda a manejar el estrés además de regular el sistema endocrino (todas tus hormonas)
  • Controla la respuesta inflamatoria del cuerpo
  • Y mucho más

Las bacterias son tus amigas ¡Cuídalas! ¿has escuchado por qué tu intestino es tu segundo cerebro?

Tu segundo cerebro

Sabemos que nuestro cerebro ayuda a regular toda la actividad de nuestro cuerpo, todos sabemos que no podemos vivir sin un cerebro o un corazón, pero nuevos estudios han descubierto que tampoco podemos vivir saludables si no cuidamos nuestro intestino.

El sistema digestivo tiene su propio sistema inmune, éste se conoce como tejido linfoide asociado al intestino y representa entre 70% y 80% de todo el sistema inmune del cuerpo (si, lo leíste bien, en tu intestino se producen y encuentran casi todas las bacterias que protegen tu sistema inmune), ¿quieres elevar tu sistema inmune? Comienza con tu intestino.

Cuida tu segundo cerebro

¿Cómo dañamos nuestro microbiota?

Desde el embarazo recibimos los nutrientes y bacterias que nos proporciona nuestra madre y en el nacimiento también nos las brinda. Los niños que nacen en forma natural reciben mayor cantidad de bacterias que los nacidos por cesárea, de igual forma la lactancia es una fuente importante de bacterias benéficas que ayudan a regular el sistema inmune.

Ahora, es imposible cambiar la forma en que naciste o te alimentaron tus primeros años pero ¡todavía puedes sanar tu microbioma! Comienza conociendo qué es lo que lo daña.

  • Los principales elementos en contra son el azúcar, el gluten, el cloro y medicamentos como antibióticos
  • La falta de nutrientes que alimentan a las tribus saludables y favorecen las bacterias dañinas
  • El estrés. Detona la alerta de peligro lo que activa la producción de esteroides naturales y adrenalina y el sistema inmune secretará citocinas inflamatorias, que son mensajeros químicos que ponen en alerta a ese sistema, ¿te imaginas esta respuesta inmune inflamatoria en forma continua?

Probióticos y Prebióticos

Ahora que ya conocemos la importancia de nuestro intestino para el sistema inmune y todas las funciones del cuerpo podemos saber cómo ayudar a nuestras bacterias buenas.

Los probióticos son las bacterias buenas que ayudan a las bacterias de nuestro intestino a mejorar sus funciones, cuando tomas probióticos estás introduciendo nuevos soldados a la batalla ¡gana esa guerra!

Los prebióticos son el alimento de las bacterias. Una dieta alta en azúcares o gluten, o una dieta deficiente de nutrientes nos puede llevar a no tener el ambiente ideal para nuestras bacterias y que éstas mueran. Los prebióticos son su alimento. Un ejemplo de un prebiótico es la inulina de agave.

Recuerda que puedes tomar muchas vitaminas para elevar tu sistema inmune pero si tu intestino se encuentra permeable no va a ser posible que estos nutrientes sean absorbidos, ¿te ha pasado que tomas vitaminas pero te encuentras igual de cansado o no ves efecto? ¡comienza por reparar tu intestino!

Probióticos

Existen cinco cepas principales de probióticos (recuerda que todavía la ciencia no identifica todas) pero algunos ya los puedes suplementar.

  • Lactobacilus plantarum. Se encuentra en cultivos vivos como el kimchi o el chucrut y reduce la permeabilidad intestinal por lo que es excelente para la prevención de alergias además de absorber nutrientes como el Omega 3, vitaminas y antioxidantes.
  • Lactobacillus acidphilus. Se encuentra en productos lácteos fermentados como el yogurt y ayuda a mantener el equilibrio entre las bacterias benéficas y las dañinas. Entre sus muchos beneficios ayuda a mantener regulado el colesterol, también produce lactosa y vitamina K que promueve la buena circulación sanguínea.
  • Lactobacillus brevis. También se encuentra en el chucrut y los pepinillos. mejora la función inmune al incrementar la inmunidad celular mejora la actividad de las células T.
  • Bifidobacterium lactis (también conocida como B. animalis). Se encuentra en productos lácteos fermentados. Estimula la inmunidad y previene enfermedades intestinales, también es capaz de combatir la salmonella.
  • Bifidobacterium longum. Esta bacteria es una de las primeras en colonizar nuestro cuerpo cuando nacemos. Mejora la tolerancia a la lactosa y previene la diarrea, alergias aimenticias y otros patógenos. Además es un poderoso antioxidante que combate a los radicales libres. Nuevos estudios han demostrado que es un anticancerígeno muy eficaz.

Otros alimentos que ayudan a tus bacterias son la cúrcuma, el aceite de coco y la Vitamina D.

Prebióticos

Los prebióticos son sustancias compuestas en su mayoría por fibra y son el alimento para nuestras bacterias. La inulina es un fructano común en diente de león, achicoria, ajo, cebolla, alcachofa, espárrago y agave.

Los prebióticos ayudan a la absorción de nutrientes y mantienen un ambiente favorable para que nuestras bacterias proliferen y desarrollen sus funciones. Los productos ShelóNABEL contienen achicoria en sus ingredientes, además de que te sugerimos nuestra inulina de agave.

Inulina de Agave

Simbióticos

Los simbióticos se dan al unir probióticos con prebióticos, por ejemplo el Hongo Ganoderma o Reishi en forma natural es un simbiótico y esta es una de las razones de sus múltiples beneficios para nuestra salud.

Hazlo sencillo

Sabemos que muchas veces nos gustaría cuidar más de nuestro cuerpo o salud de nuestra familia pero con las ocupaciones diarias esto se complica ¡Hazlo sencillo! ShelóNABEL pone a tu disposición nuestras gomitas con probióticos y prebióticos, con dos simples gomitas al día ayudas a tu sistema digestivo a fortalecer tus defensas y de paso reduces arrugas y mejoras tu digestión.

Te invitamos a conocer +P gomitas y toda nuestra línea de probióticos, prebióticos y simbióticos.

Ayuda a tu cuerpo a trabajar en forma óptima y absorbe los nutrientes que necesitas para elevar tu sistema inmune ¡Ordénalos hoy conmigo! Cuida la salud bienestar de tu familia con ShelóNABEL.

¡Cuida tu vista! Evita la vista cansada, dolor en ojos y cataratas con nutrientes adecuados
¡Conoce los beneficios de la Vitamina C! Mejora tu sistema inmune y también dile adiós a manchas, cicatrices y arrugas

Deja una respuesta

Mi carrito
Categorías