El increíble y desconocido Sistema Linfático

Todos conocemos el sistema circulatorio y lo que hace por nosotros, pero ¿sabes que tenemos un sistema olvidado que hace mucho por ti? ¡Conoce el sistema linfático!

El sistema linfático recorre todo nuestro cuerpo al igual que el sistema circulatorio, sólo que en lugar de sangre transporta LINFA. Es igual de importante para mantenerte con vida así que te invito a conocer más de él.

Sistema Linfático

La linfa recorre nuestro cuerpo por una estructura similar a las venas y arterias llamados vasos linfáticos y, a medio camino entre su recorrido nos encontramos con unas estructuras de forma ovalada llamados ganglios linfáticos ¡tenemos aproximadamente 450 ganglios en nuestro cuerpo! Estos ganglios se encuentran predominantemente en axilas, ingles, abdomen y cuello.

Aparte de los vasos y ganglios, el sistema linfático está distribuido en otras partes del cuerpo como el tracto gastrointestinal, la médula ósea, el timo, el bazo y las amígdalas.

¿Cuál es su función?

El sistema linfático no tiene sólo una función sino 3 fundamentales:

TRANSPORTE DE GRASAS

Cuando comemos un alimento, éste se descompone en partes más pequeñas que son absorbidas por el tracto gastrointestinal para pasar hacia la sangre. Estos nutrientes que circulan por la sangre son necesarios para obtener energía o almacenarla. El sistema linfático ayuda al intestino a transportar las grasas de los alimentos que comemos hacia la sangre.

Es decir, transporta las grasas que ha absorbido el intestino hacia los vasos linfáticos y de ahí a la sangre. El sistema linfático y cardiovascular están tan relacionados que a veces son considerados como uno solo.

Es el transportista de nuestro cuerpo

DRENAJE DE LÍQUIDOS

El sistema cardiovascular reparte oxígeno y nutrientes a través de la sangre a las diversas células de nuestro cuerpo para que estas puedan vivir. Nuestra circulación comienza por el corazón que al contraerse bombea la sangre, las arterias llevan la sangre del corazón al resto del cuerpo y las venas que llevan esa sangre de vuelta de los tejidos al corazón. Los vasos capilares son los conductos más pequeños del sistema circulatorio y ahí se transporta oxígeno.

Esta sangre va a los pulmones en donde se realiza este intercambio de oxígenos y dióxido de carbono, de forma que cuando tú inspiras la sangre se llena de oxígeno que se repartirá por los tejjidos, y cuando tú expiras se expulsa ese dióxido de carbono que le sobra.

Por la forma en que está diseñado nuestro cuerpo y por otro tipo de factores, de forma inevitable a los capilares a veces se les escapa algo de líquido hacia afuera, este liquido no es sangre sino plasma. El plasma está compuesto de por agua, proteínas y otras moléculas. Al salirse de los capilares ese líquido o plasma se queda en el espacio intersticial.

El espacio intersticial es el espacio que hay entre célula y célula que está lleno de líquido. Recuerda que el 70% de nuestro cuerpo está formado de líquido. Gran parte de este plasma en el espacio intersticial es reabsorbido por el sistema circulatorio pero el restante es reabsorbido por el sistema linfático. El líquido que se contiene también en el espacio intersticial también recolecta los desechos.

Es por eso que la linfa, el líquido en los vasos linfáticos proviene del plasma de la sangre. Este líquido reabsorbido viaja por los vasos linfáticos para ser devuelto al sistema circulatorio.

Ganglios Linfáticos

¿Sabías que el sistema linfático vence la gravedad? Recuerda que circula de tus extremidades inferiores hacia el corazón. Ahora, al retornar a la sangre el sistema linfático la filtra y eso nos lleva a su tercera función.

DEFENSA INMUNITARIA

El sistema linfático contiene diversos tipos de células inmunitarias aunque las predominantes son los linfocitos. Los linfocitos son esas células que proveen la respuesta específica ante un agente infeccioso o virus.

Podemos clasificar nuestro órganos en dos tipos:

  • ÓRGANOS EN DONDE SE PRODUCEN LOS LINFOCITOS. Timo y médula ósea
  • ÓRGANOS A LOS QUE VIAJAN LOS LINFOCITOS. Gangios linfáticos, Bazo y Amígdalas

Los ganglios linfáticos son como un cuartel de linfocitos preparados para cualquier ataque al sistema inmunitario. El sistema linfático es impresionante

Eleva tu sistema inmune

CÓMO CUIDAR TU SISTEMA LINFÁTICO

Estas son algunas recomendaciones para mejorar tu sistema linfático

  • Mantén un peso adecuado
  • Aumenta la masa muscular
  • Disminuye la grasa
  • Masaje linfático
  • Mantente hidratado, recuerda que nos componemos de líquido
  • Consume Zinc
  • Las sales del mar muerto ayudan a mejorar la función del sistema linfático

El sistema linfático es drenado a través de los músculos, por eso es tan importante realizar ejercicio y sobre todo incluir las pesas en tu rutina, también ayúdale remojando tus pies con sales del mar muerto.

Ayuda a mejorar la función del sistema linfático

El sistema linfático también cuida tu piel

¡La celulitis proviene de la inflamación celular! Al ayudar a tu sistema linfático a mejorar su función con las recomendaciones que te dimos también puedes mejorar tu piel ¡elimina arrugas y celulitis!

Ahora que conoces las funciones del sistema linfático ¡Cuídalo! Aquí contamos con todo lo que necesitas para mejorar tu salud y bienestar ¡Visita nuestra tienda online!

¡Eleva tu sistema inmune! Conoce los beneficios del Glutatión y por qué es el Antioxidante Maestro

Deja una respuesta

Mi carrito
Categorías